Mi primer salida de mujer
( Relatos Transexuales )




Un día en que estaba muy cachonda y sin nadie que me lo quitara, me armé de valor y decidí salir de nena a la calle porque deseaba un pene en mi boca o, si tenía suerte, una rica cogida, así que me rasuré el bigote, me maquillé un poco, me puse un labial color rosa, una peluca que me llega debajo de los hombros, un vestido blanco y negro calado, sostén con algo de relleno, medias del mismo color con liguero, zapatillas que hacían juego con mi vestido, una tanga muy pequeñita y una bolsa pequeña en donde puse unos condones y el lubricante, me miré en el espejo para ver como lucía y quedé conforme.

Salí con algo de nervios porque era la primera vez que me aventuraba a salir y esperaba que todo saliera conforme a lo que deseaba, eran algo así como las 9 de la noche, caminé unas calles y no había nadie con quién contactar, fui a comprar unos cigarrillos y el muchacho de la tienda me atendió muy amablemente diciendo:
- ¿Es todo hermosa?
Me sentí halagada por el piropo, así que le respondí con la mejor de mis sonrisas:
- Claro guapo, te agradezco la atención.
- Lo hago con mucho gusto porque me gusta atender bien a las muñecas como tú.
- Ay qué lindo eres – le dije – eres muy galante.
- Pues te podría demostrar muchas cosas más de cómo soy, si quieres esperarme, salgo en media hora.
- ¿Es una invitación? – pregunté coquetamente.
- Claro princesa, es más si quieres puedes pasar a la bodega mientras me esperas, está allá atrás.

Sin esperar más, me acompañó hacia donde estaba la bodega, me abrió la puerta y me dijo mientras me tocaba las nalgas:
- Pasa nena, ponte cómoda mientras cierro para que nadie nos moleste, por cierto que rico trasero tienes.
- Favor que me haces bebé – contesté con algo de pena porque en realidad no tengo muy buena cola pero sabrosa.

Dentro de la bodega, que estaba muy limpia y ordenada había un sillón grande, un par de sillas y muchas cajas de mercancía, me senté y encendí un cigarrillo mientras lo esperaba, crucé las piernas y mi vestido se subió un poco más de lo debido, se me veía el broche del liguero en las medias, de repente él entró con unas cervezas y me oreció una:
- Si te apetece puedes tomar algo, espero que éstas te gusten – dijo mientras salía.
- Muchas gracias guapo – alcancé a responder.
Destapé una y la empecé a beber lentamente, disfrutando de la frescura, seguí viendo todo a mi alrededor y vi que había un pequeño sanitario, así que si todo iba bien, me podía asear después de nuestro encuentro.

Pasaron solamente unos cuantos minutos y escuche el ruido de la cerradura, supe que ya venía, así que me puse un poco inquieta porque no sabía lo que pasaría.
Entró muy sonriente y me dijo:
- Ahora sí, soy todo tuyo – comentó mientras destapaba una cerveza.
- ¿De veras? – pregunte con voz aguda y una sonrisa.
- Claro mi vida, para empezar digamos salud – respondió mientras estiraba el brazo con su bebida hacia mí.
- ¡Salud!
Se sentó a mi lado mientras tomaba unos tragos y me preguntó:
- ¿Cómo te llamas corazón?
- Mi nombre de mujer es Rikka, ¿y el tuyo?
- Soy Roberto pero todos me dicen Rob, tengo 27 años y espero que la pasemos muy bien.
- Ten por seguro que haré todo lo que esté de mi parte para que así sea.
En cuanto acabé de decir eso, se me acercó y me besó muy rico en la boca mientras sus manos me tomaban de la cintura, realmente sabía cómo besar, disfruté todo lo que me estaba haciendo, me acerqué un poco más a su pecho mientras me tocaba el trasero, al terminar el beso me pidió que modelara para él, cosa que hice con mucho gusto, mientras giraba y daba unos pasos moviendo las caderas, me dijo:
- Qué rico te mueves pequeña, espero que así lo hagas mientras cogemos.
- Eso solo lo puedes decir tú, así que ya te darás cuenta.

Se levantó y me abrazó tiernamente mientras me acariciaba por todos lados, sus manos, fuertes me hacían vibrar, su boca buscó mi cuello para lamerlo, besarlo y darme mordiditas leves, eso y que me den un beso negro me ponen como loca, me dejé llevar mientras me quitaba el vestido, cuando quedé solo con mi ropa interior me preguntó:
- ¿Te puedo sacar fotos?, es que estás muy sexy y quiero conservarlas como recuerdo.
- Todas las que quieras Rob, soy toda para ti.
Sacó su teléfono móvil y comenzó a tomar unas mientras yo modelaba para él.
- Ahora ve quitándote el sostén – pidió mientras continuaba con las fotos – empínate para tener unas de tus nalgas.

La sesión duró como 10 minutos y al terminar me dijo:
- Ahora ven y dame unas ricas mamadas para después darte toda mi verga.
Sin decir nada obedecí y me hinqué frente a mi macho, saqué su pene y me asombró por lo largo que era, media como 18 cms. aunque no era grueso, así que comencé por darle unas lamidas desde la cabecita hasta la base, abrí la boca para meterme el glande y escuché que gemía levemente, continué introduciendo aquella deliciosa estaca de carne hasta que ya no pude más pero él me tomó de la nuca y me metió toda la verga hasta la garganta, sentí arcadas pero no me la saqué porque estaba muy rica, dura y caliente.
- ¡Así puta, cómetela toda, mamas delicioso! – dijo con voz entrecortada por el placer.
Mamé y mamé hasta que me detuvo y con un movimiento me llevó al sillón, me quitó la tanga y se preparó para hacerme suya, saqué los condones y el lubricante de mi bolso, abrí un condón y le dije:
- Te lo voy a poner con la boca.
- Quiero ver cómo lo haces piruja porque ya quiero clavártela.
Se lo puse como se lo dije y dándole el lubricante para que me pusiera en el culo, estaba lista para la penetración.
Me recosté sobre el brazo del sillón y abrí las piernas para facilitarle la lubricación, primero me dio un delicioso beso negro que hizo que mi excitación estuviera al máximo, luego puso algo del gel en la entrada de mi anillo y metió lentamente 2 dedos, gemí de placer porque ya anhelaba sentir algo dentro de mí, ya que estaba bien lubricada se acomodó entre mis nalgas y puso su verga en mi culo, empujó suavemente para que entrara la cabecita y de mi boca salió un leve grito, sin escuchar más empujó más hasta que me tuvo ensartada totalmente, sentí que me iba a partir en dos pero el gozo era inmenso, sin sentir siquiera de mi boca salió:
- Clávame toda tu enorme verga, me estás volviendo loca, dame rico papacito.
Rob no dijo nada, solo se aferró fuertemente de mi cadera y aumentó el ritmo de sus embestidas, de vez en cuando me daba nalgadas y me sacaba su verga para volverla a meter de golpe, ¡que placer me estaba dando!, cambiamos de posición y me monté sobre aquella dura estaca de carne, mientras cabalgaba, yo apretaba el culo para hacerlo gozar como nunca, se dio cuenta y me dijo entre jadeos:
- Ahhh que rico me aprietas putona, hasta parece que eres virgen, muévete rico.
Comenzó a masturbarme mientras yo subía y bajaba enterrándome su ardiente y largo pene, no aguanté mucho y me hizo venir sobre su pecho, me agaché para besarlo y él recogió mi semen con las manos para que me lo tomara, lo cual es algo que me encanta, cuando su pecho quedó totalmente limpio, siguió con su trabajo en mi ano.

Me estaba dando una de las mejores cogidas que me hayan dado, sentía que esa vergota me llegaba hasta los intestinos, es más casi podía ver como se alcanzaba a notar en mi vientre, tardó como 20 minutos dándome reata, me sentía en el paraíso….

Cuando estaba a punto de venirse me ordenó que me hincara para vaciar toda su leche porque quería bañarme de leche toda la cara y el pecho, como me había hecho gozar, no tardé en ponerme frente a él, se quitó el condón y se vació completamente, pude beberme algo de su semen pero lo que había quedado en mi pecho lo tomé con la mano y me lo acabé con la lengua.

Nos quedamos dormidos abrazándonos, como a las 11:30 de la noche me despertó con mucho cariño y me dijo:
- Putita mía, ya es tarde, ¿quieres que te acompañe a tu casa?
- Ay amor, me dejaste muerta de cansancio, me encantó como me lo hiciste con esa larguísima verga, por favor llévame, vivo muy cerca de aquí, solo déjame asearme y me acompañas, ¿Si?

Rob me llevó a la esquina de mi casa y me comentó que me iba a esperar a la misma hora de lunes a sábado, me dio su número de móvil y le prometí llamarlo pronto, eso me agradó mucho y le prometí que lo visitaría muy pronto, nos despedimos con un delicioso beso y así terminó esa ardiente noche.

El siguiente relato será sobre la sorpresa que me tenía cuando invitó a 2 amigos, por lo pronto, hasta luego amables lectores…

Foto 1 do Relato erotico: Mi primer salida de mujer




Enviar Mensaje autor

Comentarios


Excelente relato Rikka... me gusto como lo hisiste... no sabia que lo pudieras hacer de noche.. pero me encanto.. y que buena verga te comiste.. espero ya estes mejor... Esto de tu relato es actual??? o fue antes de mi??? bueno, Espero seguir en contacto contigo.. sabes lo mucho que me encantas putita....y si lo puedes hacer de noche... me gustaria que nos vieramos asi y pronto... DE NOCHE ES MAS RICO... Bueno, te dejo saludos y besos... Te ves rebien en tu foto y espero con ansias el nuevo relato..... Cuidate y estamos en contacto beba... hasta entonces.. cuidate... bay.
perfil cesareo
Comentado por:cesareo en: 10/10/2015
Me encanta tu relato' que divine es Salic de mujer y encontrar un macho que nos grata asi, lo disfrute mucho, Espero tu próximo con el y sus amigos. Seguro que te hicieron gozar mucho nena!
perfil maikol18


Escriba aquí su comentario sobre el relato:

Opps! Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Detalles

perfil Rikka
Rikka


Nombre do Relato
Mi primer salida de mujer

Codigo do Relato
5341

Categoria
Transexuales

Fecha Envio
09/oct/2015

Votos
1