En el consultorio
( Relatos Bisexual )




Habia pasado por una mala racha en cuanto a mi salud, de todo me estaba pasando no dejaba de ver medicos y la verdad estaba muy preocupada por saber que rayos tenia, vi a tantos especialistas que me temia de lo peor, por consiguiente mi vida sexual estaba completamente ignorada, habia noches en que de repente sentia algun deseo y lo calmaba tranquilamente con mi marido, pero el ya estaba harto de mi poca actividad sexual, entre tanto le dije que el podia hacer lo que quisiera que no necesitaba que yo lo vigilara, que si ni ponia tanto interes en lo que el hacia era por la preocupacion de mi salud, eso no significaba que el se mantuviera en casi celibato por mi culpa, me explicaba que a el le encanta saber que cuando se anda cogiendo a cuanta se le ofrece, yo no dejo de pensar en el momento en el que ambos se estan haciendo pasar, solo de recordarlo me calienta de nuevo, pero en ese entonces de verdad tenia mucho miedo y pensaba que mientras el tuviera con quien hacerlo no me haria sentir tan mal el que no lo tenga tan seguido como siempre lo ha tenido conmigo.

Alguna ves mi marido me presento con una clienta, que se hicieron muy cercanos, primero por que ella es bastante facilita, le encanta las ropas muy sexis, ligeritas y cortitas, tiene muy buenos senos y pues los escotes nunca han fallado nunca deja nada a la imaginacion, ni arriba ni abajo, a mi forma de verla es bastante atractiva y por lo que veo a ella le encanta lo que ve en el espejo. El siempre me dice que ella le gusta porque le recuerda a mi y siempre piensa que asi como ella se le ofrece a el, yo me le puedo estar ofreciendo a cualquiera de la misma manera y con las mismas ropas. Siempre le he dicho a mi marido que el puede coger con cuanta pueda y quiera con la condicion de que siempre me cuente ya que me excita tanto imaginarmelo en esas situaciones, siempre que se va con alguien me manda un mensaje de a donde y con quien va, por si yo estoy cerca me quedo fuera por si es un hotel me quedo de manera que en cuanto salgan los pueda ver, y la verdad eso me prende a mil, al grado que si no logro aguantarme me meto los dedos ahi mismo en el auto hasta venirme, pero eso procuraba no hacerlo por que no hay nada como una rica vergota caliente y babeante bombeandome hasta el gran orgasmo. Asi que el no dejaba de contarme a donde se iba con este bombon, no me daba cuenta de que el ya pasaba mucho tiempo con ella y que en las noches para dormir yo no le hacia caso, pero no me preocupo por que el no me dejaba de contar todo lo que se hacian.

Pues total, por fortuna empece a sentirme mejor, era una botica ambulante, tuve que tomar muchisimas medicinas, que por lo menos me hacian sentir mucho mejor, esta de mas contarles que mi telefono estaba super lleno de mensajes de todos mis aventuras, que ya me extrañaban, me deseaban y demas proposiciones sexuales que ahora que las reviso me caliento facilmente, volviendo a los medicos uno en especial no dejo de tener atenciones especiales conmigo, un chico muy alto, moreno, cabello ondulado, muy belludo, cosa que no me encanta pero el se vio siempre muy atento, me envio un correo pidiendome que me hiciera unos estudios y que se los llevara a su nuevo consultorio, una casa muy grande que estaban adaptando para clinica de especialidades ya me sentia muy bien y mis deseos sexuales ya se restablecian como siempre o un poco mas por la abstinencia.

Llego el dia de la consulta, pero por la mañana empece a recordar y analizar lo que mi marido me habia estado contando de la chica bonita, y boom!!!!!! eso detono todo lo que habia estado conteniendome, me super excite hacia todo por recordar-imaginar y casi casi revivir en mi mente lo que se hacian, en algun momento mi marido me enseño una fotografia de ella en su celular en un diminuto bikini, y de verdad recrear la imagen me hacia confirmar que es una autentica escultura de mujercita, entre una inmensa excitacion y un toque de celos, me acorde que en uno de esos tantos momentos en los que se la esta cogiendo de perrito masajeandole los grandes senos, bajo sus manos hacia la cadera y queriendole acariciar el clitoris encontro un colgajo extraño que hizo que ella gimiera de gusto y que a el le llamo mucho la atencion y siguio con el masaje, esto consiguio que ella se encendiera de sobremanera y como loca se volteo y se metio su pene en la boca y le dio una super mamada mientras ella se masturbaba con bastante energia, el mientras lo que podia ver le gustaba, hasta conseguir aventarle todo en su boca. Mientras todo esto pasaba por mi mente, mis oidos casi reventaban del zumbido de lo excitada que ya estaba, temblaba, no lograba sostener nada con mis manos y mis piernas no me aguantaban y cai en el sillon con la respiracion a mil por hora.

Pobre de mi marido todo lo que habia vivido y me contaba para obtener una respuesta de mi parte, y yo naaaaaada.

Ya tenia que salir a mi consulta, estaba muy excitada, temblaba, le llame a mi marido y le dije de rapido, que me disculpara por haberlo ignorado, que me acorde de las cosas que me habia contado, que estaba super caliente, tenia que ir al medico y que iba a aprovechar para cogerme al Doctor, porque no podria aguantar las ganas hasta verlo a el hasta la noche, asi que aprovecharia al Dr. para compartir historias por la noche, al cabo que hacia tanto que no tenia tanta accion que seguramente tendria ganas para mas por la noche.

Corri a la habitacion a buscar algo de ropa pero la verdad no queria llevar ropa, queria presentarmele desnuda o con algo que hiciera que se le parara inmediatamente y sin remedio, me puse una blusa camisera blanca, sin ropa interior, zapatillas, un sueter largo, por supuesto perfume, me puse un cinturon y al ajustarlo note que toso se me transparentaba, ya no aguantaba estaba que ardia queria salir corriendo y con el primero que encontrara abrirle las piernas para que igual que planeaba con el doctor con el igual se le parara sin remedio y me la metiera.
Le llame al dr. para decirle que estaba un poco retrasada, que por favor me esperara no tardaba ya estaba en camino, su vos se escuchaba muy seductora, me encantaba escucharlo y se quedo hablando conmigo todo el trayecto, por un momento me pregunto que si estaba bien si me estaba sintiendo mal el iba a encontrarme en camino, le dije que estaba bien solo que preocupada por llegar tarde, trate lo mas posible de sonar seductora, no se si lo logre porque de repente se preocupo mucho por mi, le dije que estaba bien solo que despues de tanta preocupacion,por mi salud mis deseos ya se habian manifestado y las cosas que veia me causaban alteraciones, hubo un silencio pequeño y le dije ya solo estaciono el auto y estoy ahi en dos minutos, salio a mi encuentro, me sentia muy alterada estaba temblando y solo queria colgarme de su cuello y besarlo, me contuve por que lo vieron unas personas que lo saludaron, me acerque los salude a todos con muy buenas tardes y el dr, se despidio, me pregunto como estaba me dio la mano y caminamos al consultorio, mientras abria la puerta lo examine y note que olia delicioso, se veia muy bien, fuerte, varonil, muy prolijo aun y con su bata, sus zapatos impecables, me dio el paso y comence a desamarrarle el sueter, me tomo de los hombros y me sostuvo el sueter para ayudarme a quitarmelo, mientras lo colgo en un perchero me llego un mensaje en mi celular y era mi marido que me decia ¡GOZALO!!!!! me dio mucho gusto recibirlo y al momento de levantar la vista el dr. me estaba examinando con la mirada se detiene en mis ojos y me dice te ves muy bien y de repente se ruborizo, esto me sirvio para hacer lo que en la calle no pude, me lance a besarlo y el me apreto en sus brazos besandome largo rato, solo de repente senti sus manos por mis nalgas y comenzo a subirme la blusa hasta descubrir mis nalgas desnudas haciendo un pequeño ruido mmmmmm! con su boca en la mia, yo seguia recorriendo su cuerpo con mis manos mientras me restregaba en su entrepierna, ya la tenia dura y se sentia grande, yo igual con otro mmmmmm! gutural agradeci mentalmente por esa sesion que iba a recibir, se alejo de mi revisandome con su vista y me dijo que me veia deliciosa, que era una excitante vision, me desabroche el cinturon y el comenzo a desabotonarme la blusa, me quito la blusa me volvio a revisar asi desnuda y se fue a besarme el cuello y mis senos diciendome que olia muy bien, me sento en la mesa de exploracion mientras se comenzo a desnudar, supongo que era la abstinencia pero parecia escena de pelicula en camara lenta, su piel en algunos angulos brillaba,se veia suave muy lozana, insisto muy belludo para mi gusto, pero en ese momento no importaba, lo unico que hacia falta era algo que hiciera que su cabello volara con el viento, se arrodillo me abrio las piernas y me comenzo a lamer mi escurrida vulva, noto lo mojada que estaba y me pregunto que fueron esas cosas que me perturbaban en el camino mientras hablaba con el, es muy rara la ocasion en que hablo mucho mientras estoy teniendo sexo, ese no era uno de esos momentos, pero con mi voz entrecortada por la lengüetada que me estaba metiendo, le dije que note que iba muy sexi y en el auto vi mis piernas muy poco cubiertas y por la ventana de mi auto entraba el aire que sentia como enfriaba mis pezones, y que por la calle veia a chicos muy guapos o a chicas con minifaldas o shorts y se me antojaba andar igual que ellas por la calle, no se que mas me quizo preguntar por que no le di oportunidad en ese momento con mi mano lo atraje a mi rajita porque estaba teniendo un orgasmo, me metio los dedos y me dijo que si queria mas, le dije porque piensas que esto es todo, solo sonrie diciendome que yo quiero mas, se levanto y traje hacia mi boca su muy buena verga, humeda de buen tamaño, muy dura, me la meti con mucha desesperacion queria comermela, me la metia lo mas que aguantaba, una de las cosas extrañas que me gusta es que cuando me la meto hasta la garganta siento su lubricante con mi saliva me la saco y sale con un hilito de liquidos, me encanta llenarmle de esos fluidos un poquito viscosos, mientras el goza de la super mamada que le doy, me pregunta que si quiero que me llene la boca con su semen caliente o que mejor me la mete en mi conchita que muere de ganas de ser penetrada, le dije que si aguanta mas de una, en la boca pero que estoy que ardo en deseos de que me la meta toda y duro, me recuesta y se acomoda para metermela, no creo que en el tiempo que estuve de abstinencia mi vagina se haya contraido y que muy a pesar de que estaba muy mojada senti cierta resistencia en el momento en que me la iba metiendo, pero entro tan rico se sentia tan caliente se movia magnificamente se inclinaba para chuparme los senos que gritaban por ser bien atendidos, me sentia muy excitada y queria tener un orgasmo de clitoris, asi que le pedi que me dejara subirme, se recosto, me monte ensartandome en su palo y enrede mis piernas con las de el, comence suavemente, porque se sentia muy bien sentia como llegaba hasta el tope de mi vagina, lo sentia muy bien, el mientras masajeaba mis senos o mis nalgas, comence a tomar mas ritmo y segui cada ves mas energicamente restregaba mi hueso pelvico con el suyo y cada ves le ponia mas fuerza, el calor hizo que entre nuestros abdomenes el sudor nos hacia resbalarnos favorablemente, asi segui con mas energia hasta que lo que segun yo su respiracion me decia que estaba eyaculando y en ese momento comence a tener mi orgasmo, se que si hago algo de ruido en el acto, pero segun yo esta ves me estaba conteniendo porque el consultorio en el que estabamos daba a la calle, la verdad es que me encanta pensar que en donde estoy teniendo sexo si hay alguien que pueda estar escuchando, sepa que a una putita de nacimiento se la estan cogiendo y recogiendo con mucha aceptacion.

Se que cuando mi marido termina, si me pongo a darle otra buena mamada se le pone dura de inmediato, asi que lo mismo hice con el dr. el no dejaba de resoplar por el tratamiento que le estaba dando, en ese momento recorde lo que mi marido me contaba de la chica linda a la que se ha estado cogiendo, trate de pensar en lo que ella le haria a mi marido e intente hacerle lo mismo a mi querido dr. solo que de repente recordaba lo que me dijo de el colgajo que se puso a masajear y me hizo de nuevo perder la cabeza, volvi a montarme en el, pero esta ves dure mucho mas tiempo restregandome en su huesito, ademas de que soy multiorgasmica, no me despegaba para nada de el, no lograba sacar de mi mente que ese cuero de mujer tuviera sorpresa, y que ademas a mi marido lo traia loco, le encantaba, yo sabia que llevaba largo rato cogiendosela, queria verlos queria estar ahi presente para ver lo que esa chica taaaan bonita le hacia a mi marido, queria ver lo que el le hacia y como se lo hacia a ella, queria saber lo que ella sentia, lo que el sentia, me volvia loca, cuando mi doctorcito se levanto levemente para abrazarme y besarme, me dijo estas distraida en que piensas, solo atine en decirle que lo que me hacia sentir me encantaba, la verdad es que perdi la cuenta de mis orgasmos por estar pensando en mi marido y su aventura, despues de un rato terminamos, me sentia un poco nerviosa por la situacion, no estaba segura que era lo que pasaria despues entre el medico y yo, no sabia mucho de su vida, y se que ellos tienen que ser profesionales, supongo que esto rompio toda profesionalidad que el pueda tener con sus pacientes, pero solo queria salir de ahi para ir a casa y esperar a mi marido, queria saber mas de su asunto, y esta ves queria poner toda mi atencion.

El dr, me dijo en donde me podia limpiar, mi corazon queria salir de mi pecho pero no estaba segura de porque, sali del baño y regrese al consultorio la verdad es que no tenia mucho que arreglarme solo llevaba una blusa con un cinturon sin nada debajo, mi cabello no se desacomodo, y maquillaje uso poco, asi que espere en el consultorio, solo esperaba a lo que el me fuera a decir, entro al consultorio, me pregunto que como estaba, bien le dije, se veia muy bien, bastante contento, se sento junto a mi me atrajo y me beso, me pregunto si queria que revisara los estudios, le dije que si, lo hizo y me dijo que ya todo estaba bien, ya no habia porque preocuparme de nada, y me dijo, quiero seguirte viendo pero ya no como paciente, que si aceptaba el me recomendaba a un colega de su total confianza que el le mandaba mi expediente, le dije que lo pensaria, supongo que si estaba preocupada por eso, pero no era una prioridad, queria saber de mi marido, queria irme a casa esperarlo que comenzara a contarme de lo suyo y abrirle las piernas para que sintiera lo que yo llevaba dentro, (se que eso lo vuelve loco). Continua...




Enviar Mensaje autor

Comentarios




Escriba aquí su comentario sobre el relato:

Opps! Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Detalles

perfil Putishot
Putishot


Nombre do Relato
En el consultorio

Codigo do Relato
4675

Categoria
Bisexual

Fecha Envio
06/jul/2014

Votos
1