La ultima de mi esposa
( Relatos Em Grupo )




La ultima de mi esposa
Mi esposa y Yo decidimos pasar unos días en un pequeño hotel de playa para alejarnos de las presiones y disfrutar un rato de nosotros mismos. Al llegar nos recibio el Gerente del hotel, desde que llegamos me di cuenta de que le echo el ojo a mi mujer, así como de que a ella no le venían mal las atenciones.

Al bajar a la alberca, Lulu me comento que el hotel se veía vacio, lo cual no nos extraño, ya que era entre semana, el hotel es muy pequeño y esta en un lugar alejado. Lulu llevaba un peqeño bikini y se recosto en una tumbona. A los pocos minutos volvio a aparecer el Gerente del hotel, para preguntarnos si habiamos encontrado todo bien en la villa.

Comenzamos a cotorrear y Lulu le pidio que nos trajeran una bebidas. Al poco tiempo, mi esposa le preguntó al gerente si había problema por que ella tomara el sol topless. El se sorprendio un poco, pero nos dijo que como no había mas gente en el hotel, no veía ningun problema. Ni tarda ni perezosa, mas tardo él en decir esto, que Lulu ya estaba sin la parte superior del bikini.

Seguimos platicando un buen rato, cuando el Gerente nos dijo que debía dejarnos por que tenía cosas que hacer. entonces Lulu le dijo que nos ibamos a ir al jacuzzi que estaba en la villa, y que nos gustaría invitrale una copa.

Ya en la Villa, Lulu se recosto en una tumbona, se veía espectacular con las tetas al aire. Cuando llego el Gerente del hotel, le servi una copa y le di otra para que se la llevara a Lulu. ella se habia cambiado al bikini y se había puesto un mini que apenas le cubria el sexo. Apenas brindamos, cuando yo me disculpe, pretextando tener que revisar unas coas en la computadora.

Al retirarme, Lulu se levantó y tomando de la maao al gerente lo llevo dentro de la villa, al principio el se quedo un poco nervioso, pero luliu le dijo, que yo no era ningun pendejo y que si la habia dejado semidesnuda frente a un extraño, era por que sabia lo que ella queria hacer. Y dicho esto se acerco para besarlo. El comenzó a tocarla en todos lados, y una de sus manos se fue directamente entre sus piernas y bajo el diminuto bikini de mi esposa.

Lulu respiraba fuertemente mientras el le metía el dedo y la agarraba fuertemente las tetas.

Cuando regrese, mi esposa estaba hincada frente a el, chupandole la verga. Al oirme entrar, el se sorprendio un poco, pero ella nmo dejo que se moviera. Yo me quite la ropa y fui hacia ellos.

Cuando regrese a la villa, mi esposa ya estaba desnuda, hincada frente al gerente del hotel dandole una buena mamada. Cuando el me oyo entrar se sorprendio un poco pero mi mujer no lo dejo moverse. Yo, sin dejar de sonreir, me quite de un tirón el traje de baño y la camiseta, qudando totalmente desnudo y con una muy buena erección.

Deje que Lulu le diera un par de chupadas mas y me acerque , levantandola y llevandola hacia la cama. Ella a su ves tomo de la mano al Gerente y lo trajo con nosotros. Sus pezones estaban absolutamente duros y se le veían unas nalgas fenomenales con esas sandalias de tacón alto. Su panocha relucia de humedad.

Al llegar a la cama, la bese y la empuje suavemente para que se recostara en la orilla. Ella subio inmediatamente las piernas, dejandolas abiertas. yo, que estaba parado a un lado, le meti el dedo y pude apreciar lu humeda que estaba la Puta de mi mujer. Le pedi al gerente que se sirviera...

El cuate se agarro la verga por la base y sosteniendo una de las piernas de mi mujer al aire, comenzo a clavarle la verga muy despacio... Me encvanta ver la cara de placer que pone mi esposa, cuando se la estan cojiendo ;)

Cuando el comenzo a arreciar un poco, Lulu empezo a jadear con fuerza. En ese momento cai en la cuanta de que se la estaba cojiendo sin condon... Mi esposa jadeaba y empujaba al cuate hacia dentro con las piernas, que ya habia enredado alrededor de su cintura. Yo pense que eso no iba a durar mucho, así que tuve que interrumpirlos, para tomar por un momento el lugar del cuate.

Mi verga resbalo por dentro de la panocha de mi esposa como cuchillo en mantequilla, estaba mas humedad de lo que yo recuerdo en bastante tiempo. despuesde unas cuantas bombeadas, me sali, la tome por la cintura, la levante y voltee dejando su lindo culo al aire.

de un solo movimiento le clave la verga en la vagina. Lului comenzo a gemir con fuerza, y para cuando senti que ya estaba casi a punto, me sali y le cedi mi lugar al gerente, acaba con ella le dije. Nada mas mi esposa sintio su verga dentro y comenzo a venirse. Ela se mueve super rico cuando se viene, así que el no pudo resistir mucho y parctcamente al mismo tiempo que ella, comenzo a gemir, clavandole la verga lo mas profundo que podía.

No habían terminado de recuperarse, cuando le pedi que se moviera, sacando su verga mojada en los jugos de mi mujer y su propio semen. Y entonces yo comence a darle con muchas ganas. Yo se que ella goza muchisimo cuando la hago venir inmediatamente despues de que tiene un orgasmo con laguien mas. así que lulu comenzo a gemir muy fuerte otra vez. y unas cuantas embestidas despues, soltaba un fuerte grito, mientras yo rellenaba su vagina con mi semen, mezclando la leche de ambos dentro de ella.

Al terminar de venirme dentro de mi mujer, revolviendo mi semen con el del cuate que acababa de venirse dentro de ella, Lulu se acomodo en la cama, subiendo hacia la cabecera. Sus tetas se notaban duras y sus pezones delataban la fuerza de los orgasmos que acaba de experimentar. Sonriendome me dijo, Amor nos traes algo de tomar? mientars le extendía los brazos al gerente, invitandolo a recostarse junto a ella.

Al ir caminando hacia la barra, vi como Lulu se besaba apasionadamente con el.

Prepare un par de tequilas para ellos y yo me servi un mezcal... Lulu y el gerente estaban recargados contra la cabecera, uno a lado del otro. Mi esposa le acariciaba lentamente el pene que permanecia flacido. Yo me sente a los pies de la cama y comenzamos a brindar.

El nos comento que era divorciado, pero que tenía pareja, que llevaba poco timepo como gerente del hotel, ya que antes había trabajado en una cadena grande, etc etc etc.

mientras charlabamos mi mujer seguía acariciandole el pene, el cual cada vez se ponia un poco mas duro. Lulu se veía espectacular.

nosotros le platicamos un poco mas sobre lo que hacíamos, mi trabajo en el área de publicidad, el de ella en el área de restaurantes, incluso mi esposa etc. hasta que obviamente llegamos al punto donde nos pregunto si llevabamos mucho tiempo haciando esto. Yo le dije que ya llevabamos un rato, pero fue mi mujer la que se volvio mas platicadora y comenzo a contarle como fue desde que empezamos, las veces que mas le gusto, etc etc etc.

Con cada minuto, en el cual Lulu le detallaba los momentos más excitantes de nuestra vida swinger, el pene del gerente se iva pniendo cada vez mas grueso y duro. Debo reconocer que el tipo estaba muy bien dotado, con razón mi mujer estaba tan dispuesta.

Al cabo de un par de tequilas mas, y una buena dosis de descripciones explictas de las orgias e intercambios en los que mi mujer y yo hemos participado, el gerente ya estaba mas que listo para comenzar el segundo round (que siempre es mejor que el primero).

Lulu fue la primera en comenzar, una vez que sintio que su amigo ya estaba listo, de manera que moviendose del lugar donde estaba, recostada junto a el, quedo en cuclillas a su lado para poder bajar a chuparle la verga, mientras le dejaba la panocha al alcance de su mano.

Mi esposa comenzo a engullir el miembro erecto del gerente, mientras el le acariciaba el clitoris y me decía, "pero que buena esta tu mujer". Ella levantaba la vista hacia mi, mientras lentamente le pasaba la lengua por el pene. Me encanta verla gozar así!!!!

El tipo comenzo a gemir bastante fuerte, así que supuse que era momento para intervenir, ya que mi papel en estas cosas siempre es la de intervenir cuando la cosa se pone demasiado caiente y puede terminar demasiado rapido.

De modo que le pedi a lulu que viniera junto a mi. La lujuría animal se notaba en la mirada del gerente. Al venir de rodillas hacia mi, le pedi que mejor nos hiciera un show con la lencería que trajo. Ella parecio desilusionarse un poco, pero accedio finalmente.

Para no quedarme en la cama con el gerente, le dije que mejor nos fueramos a la sala. Alli, abri el balcon, lo cual dejaba la posibilidad de que alguien nos viera desde la playa (lo cual yo se que excita mucho a mi mujer). Servi un par de tragos mas, para mi y para el gerente, y nos senatmos cada uno en uno de los sillones de la sala a esperar a mi mujer. Mientras oíamos que ella revolvia cosas en el closet del baño, el me volvio a decir que mi mujer le había encantado, y que me felicitaba por ser comoera, en fin la platca tipica del guey al que dejas cojerse a tu mujer. ;)

A los pocos minutos Lulu salio con un camison de seda y encaje negro semitransparente, llevaba una tanga que hacia juego y unos zapatos altos de tiritas. Pocas veces la había visto así de buena. Sus pezones presionaban contra la tela, de manera que sin ser obvio, se notaba que estaba muy excitada. ambos le dijimos que se sacaba un 10. A la hora de pasar por donde estabamos se acerco y nos dio un largo beso en la boca a cada uno de los dos.

El siguiente modelo fue un apretado corsette rojo, con una tanga de encaje negra, medias negras, ligero, y unos zapatos con un tacón altisimo y super delgado. Con este mi mujer pareía una puta parisina de altop precio ;) Al pasar frente a cada uno de nosotros, se agacho completamente con las piernas semi abiertas, dejandonos ver desde detras su panocha semi cubierta por la tanga.

para la siguiente vuelta, Lulu escogió un bikini super pequeñito, y unas zandalias de plataforma alta, como para ir a la alberca, en esta vuelta nos volvio a besar en la boca a los dos al pasar por donde estabamos sentados. tanto el cuate este, como Yo ya estabamos a reventar.

para la siguiente vuelta, fui a sentarme junto al gerente de modo que Lulu nos tuviera a la mano, por asi decirlo ;) Cunado ella salio del baño con su nueva prenda (una bata larga transparente, totalmente abierta del frente y sin nada debajo) se sonrió. Al llegar donde estabamos sentados, ella se quedo parada, con las piernas semi abiertas, de modo que tanto el gerente como Yo, comenzamos a acariciar la parte de adentro de sus piernas subiendo lentamente. Mi mujer tenía una mirada super lujuriosa, sus tetas se veían através de la tela de la bata.

ambos subimos las manos casi al mismo tiempo, A mi esposa se le escapaban leves suspiros, mientras recorriamos el camino hacia su vagina. Al llegar alli, Yo le meti un dedo, y el gerente comenzo a acariciarle el clitoris. Lulu dejo escapar un gemido ahogado, pero que evidenciaba que estaba muy excitada. Para calentar aun mas la cosa, y comenze a decirle mientras seguia deslizando mi dedo dentro y fuera de su vagina.

"Putita de Mierda, se ve qe te encanta tener un par de vergas , verdad?", "Mira que húmeda estas?", "Dime, te gustó que mi amigo te cogiera verdad?, que tal cuando se vino dentro de ti?" Luui casi no respondía, ya que con cada frase se le salía un gemido cada vez más fuerte. La platica la excitaba de sobremanera.

"Dime preciosa, quien mas del hotel se te antoja para que te coja? Al chef, dijo entre quejidos. "Golosa", le dije mientras le decia al gerente, "Como ves, podremos conseguir mas amigos para que se mi mujer se entretenga?, Claro me dijo el, con lo buena que esta todo el mundo en el hotel se la va querer cojer!!! De hecho, mas que el Chef, uno de los muchachos que ayuda en la paya, tiene fama de tener una verga gigante. Todas las gringas que han venido al hotel se mueren por el"

Ah si?, dijo mi esposa entre gemidos, pues deberías de traerlo.....

Ahora no está, pero mañana te lo tengo seguro.... le dijo.

Lulu ya estaba que hervía.... la panocha le chorreba de lubricación y movía las caderas con ritmo fuerte mientras los dos las acariciabamos. Yo me levante y abrazandola por detras comence a sobarle las tetas. El gerente todavía sentado le masjeaba el clitoris con una mnao, meintars la dedeaba con la otra sustituyendo el lgar que yo había dejado. Lulu me tomaba la cabeza con el brazo hacia atras, meintras veía a los ojos al gerente, el cual le besaba esporadicamente el clitoris.

Mi esposa comenzó a venirse, apretando mi cabeza contra la de ella, mientras el tipo la dedeaba y le lamia el clitoris, estado ella parada. sus gritos se debían de oír en todos lados, ya que el balcón estaba abierto de para en par. Poco antes de venirse, yo le había dicho al oido si le gustaba como se la comía el gerente, ella me dijo, uff de lo mejor cuando comenzo a venirse.

Dos o tres mivimietos fuertes de cadera denotaron que ella había terminado. En ese momento, la solte y me fui a sentar al sillon de enfrente. Ahora si quería disfrutar con calma viendo a mi mujer dejarse hacer lo que sea con otro cabrón.

Despues del primer round, donde el gerente del hotel donde nos hospedamos y yo nos aventamos una buena cojida con mi mujer. nos tomamos unas copas y finalmente mi mujer acabo dandonos un desfile de pasarela con la lenceria que traia.... al final de la parte anterior, Lulu tuvo un buen orgasmo mientras yo la abrazaba pr detras y el gerente del hotel le lamia el clitoris estando ella parada frente a el. nada mas mi esposa recobro el aliento y yo me separe de ella, y me fui a sentar en un sillon, me encanta ver como mi esposa s deja hacer lo que sea con otro tipo. espcialmente si ya había tenido varios orgasmos como en esa noche.

Lulu, al ver que yo me iba a sentar detras de ella, se acomodo el pelo con un movimiento de la cabeza, he hincandoso, se bajo a chuparle la verga a nuestro invitado. desde donde yo estaba solo podía ver como el torso de mi esposa subia y bajaba lentamente, como sus manos cambiaban de posicion, veía como el cuate la miraba acariciandole la cabellera. Ocasionalmente aparecia una de las manos de mi esposa entre sus piernas, acariciandose el clitoris o introduciendose un dedo en la vagina.

La cosa había tomado un ritmo mucho mas lento, pero mucho mas intenso...

Al cabo de un buen rato en el cual Lulu se la paso chupandosela, finalmente ella se levantó, y se sento arriba de el viendolo de frente. El la tomo por debajo de los brazos y atrajo sus senos hacia su cara para besarselos. Ella le acariciaba la cabellera, viendolo. Se notaba que la calentura havbia dado paso a algo mucho mas interesante. despues de unos instantes, mi esposa paso la mano por debajo de ella, para tomar a verga de nuestro invitado y guiarla hacia dentro de su panocha... la cual ella ya había sacado hacia atras, de modo que yo pude ver perfectamente bien como penetraba a mi esposa lentamente.

El cuerpo de mi mujer, se abrio sin resistencia, cubriendo primero la cabeza del pene con los labios de su vagina, y despues dejando pasar toda la extensión de su pene dentro de ella. Lulu gimio con fuerza al sentirla dentro.

Mi esposa comenzó a mecerse de arriba a abajo, mientras sus manos le acariciaban las nalgas. Lulu gemía con cada movimiento de entrada. Sus lbios vaginales acariciaban cada centimetro de la verga del gerente, a cual, sin condon, resbalaba y llenaba el sexo humedo de mi mujer.

A medida que el ritmo iba arreciando, los gemidos de mi mujer se iban haciendo cada vez mas intensos, hasta que pasado cierto punto ella comenzo a pedirle entre gemidos, que la cojiera duro, a decirle que le encantaba como se la cojía, que quería que terminara dentro de ella otra vez. El comenzo a arreciar a la vez que le apretaba las nalgas a mi esposa, ella finalmente movi sus manos a la cabeza, jalandose el cabello para atrás (sintoma inequivoco de que esta teniendo un intensisimo orgasmo).

Por fortuna, nuestro amigo aguantó el final y no se vino, así que al darme cuenta de que el podía seguir, me levante inmediatamente, le dije "puta de mierda, ahora si vas a ver lo que es bueno" poniendome detras de ella, para meterle dos dedos en el culo, mientras nuestro amigo seguía dentro de ella.

Lulu emitio un largo gemido en cuanto sintio mis dedos en su culo, y ya convertida en un animal sexual, se volteo y quiso morder los labios mientras la besaba, El gerente del hotel comenzo a metersela y sacarsela con fuerza. Mi mujer deliraba de placer.

Yo podía sentir a traves de la pared de su ano la verga erecta que la penetraba. y mientras Lulu se prendia cada vez mas, finalmente logre dilatarle el ano al punto que me gusta, penetrandola por el culo de un solo madrazo.

Lulu casi se ahoga al momento de sentirnos a ambos dentro, y a punto de desvanecerse, solo acabo por emitir un largo y profundo gemido. En ese instante senti como la verga del gerente del hotel engrosaba y pulsaba dentro de la vagina de mi mujer, llenandola de semen nuevamente. Yo me deje ir y comence a venirne dentro de su culo.

Al terminar los tres estabamos exhaustos, y nada mas alcanzamos a movernos hacia un lado quedandonos los tres dormidos sobre el sillon de la sala.
                                

Foto 1 do Relato erotico: La ultima de mi esposa




Enviar Mensaje autor



Escriba aquí su comentario sobre el relato:

Opps! Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Detalles


javylula


Nombre do Relato
La ultima de mi esposa

Codigo do Relato
3728

Categoria
Em Grupo

Fecha Envio
18/oct/2013

Votos
2