Fantasia Primera Parte
( Relatos Transexuales )




Hola nuevamente, soy Gaby de Cancún en mi relato anterior les conté mi sueño no realizado y que anhelo algún día poder realizar, ahora les cuento una Fantasía, que no necesariamente espero se haga realidad, pero como en el relato anterior siento la necesidad de contarlo.
Me mensajeaba por internet con varias personas hombres y mujeres, heteros, bisexuales y travestis, nos contábamos cosas que solo así podíamos contar en el anonimato del internet, nos dábamos tips, era excitante leerlos y contestarles, un día conocí a Antonio me dijo que era joven (30 años), soltero, que vivía cerca de mi ciudad, que le gustaban las travestis y así empezamos a mensajearnos cada vez más y más seguido, nos contábamos cosas y él me decía cosas lindas, me atraía su forma de escribirme, me inspiraba confianza, un día me dijo que porque no nos conocíamos, que él venía a mi ciudad si quería, a lo que le dije que mejor yo iba a la de él si no tenía inconveniente, el acepto, quedamos en vernos un jueves por la tarde en un bar céntrico, vestidos de hombre, me dijo que si no había química entre nosotros, nos tomábamos dos cervezas y quedábamos como amigos, sin ningún compromiso, lo cual me inspiro confianza, intercambiamos números telefónicos y espere con ansias el día citado.
El día esperado llego, viaje en mi carro a su ciudad, llegando le envíe un mensaje para que me dijese como reconocerlo, me dijo que iba de jeans y playera azul fuerte tipo polo, que medía como 1.75, claro de color de piel y pelo castaño ondulado ligeramente largo, fue fácil encontrar el bar, y en una mesa apartada ahí estaba Antonio esperándome, he de reconocer que a pesar de que hasta ese momento no había tenido experiencias con hombres, el tipo me pareció agradable, cuerpo atlético, ojos aceitunados, se veía bien arreglado y con un olor bastante agradable. Nos presentamos pedimos unas cervezas light y empezamos a platicar de cosas banales, era una persona que sabía llevar una plática y que no sentías el tiempo pasar, no sé porque, pero pensé en cómo se sienten las mujeres cuando se encuentran un hombre que las cautiva con su plática, después de tres cervezas me dijo que tenía un hotel, que si quería me acompañaba a el para que me hospede, descanse un rato y me arregle para salir en la noche, me dijo que había un bar gay muy tranquilo y que si quería podíamos ir un rato, le dije que nunca había ido a uno pero que podíamos probar, me dijo que si no me sentía cómodo en el lugar pues nos íbamos y no pasaba nada, la confianza que le había sentido cuando nos mensajeabamos en persona se confirmó más, era muy atento, discreto y no presionaba, lo seguí al hotel el cual no estaba en el centro, era una especie de bungalós donde podías dejar tu vehículo estacionado en frente de tu habitación, no hubo que pasar la recepción por que él ya traía llave, me dijo que ya estaban enterados en recepción y que no habría ningún problema, al despedirnos saco una bolsita de su coche y me dijo que era un regalo, que si me gustaba y quería lo pusiera en la noche, le di las gracias y quedo en pasar por mí, entre a la habitación muy limpia y cómoda, revise la bolsa que me acababa de regalar y vi que era un cachetero blanco con encaje muy bonito y un top igual blanco con encaje, sonreí y lo deje sobre lo cama, me quite la ropa, me di un baño lavándome todo perfectamente por si pasaba algo, después del baño me acosté sin ropa un rato viendo televisión, cerca de la hora acordado me levante y decidí ponerme mi regalo, se me veía divino y me hacía sentir especial, me puse unos jeans y una camisa de vestir que disimulaba el top que tenía abajo. Puntual paso por mí, se veía recién bañado, vestía jeans y playera pegada, se veía que tenía buen cuerpo, y como anteriormente una fragancia suave, subí a su vehículo y enfilamos a las afueras de la ciudad, durante el camino la plática fue igual de amena y agradable, llegamos a un bar que se veía bien, tranquilo sobre todo, entramos estaba concurrido pero no repleto, música agradable, y gente de todo tipo, nos sentamos en un sofá con una mesita, pedimos unos whiskies y continúo la charla, me pregunto que me parecía el lugar y le dije que estaba bonito, me pregunto cómo me sentía y le dije que bien, a gusto, la música se ponía cada vez de más ambiente, me dijo que si quería bailar, mire a la gente bailando y vi que bailaban hombres con hombres, mujeres con mujeres, hombres con mujeres, otros lo hacían en grupo y me dije, qué más da, contestándole que sí. Por primera vez me tomo de la mano y me llevo a la pista, nuevamente pensé en cómo se siente una mujer cuando le tomas la mano y la llevas a bailar, nos ubicamos a la orilla de la pista sin meternos entre la gente, el quedando en la parte de afuera y yo en la de adentro, empezamos a bailar el ambiente estaba muy rico, de repente sentía que alguien disimuladamente me tocaba, no de manera seguida pero si esporádica, las nalgas, la verga, o me restregaban su cuerpo lo que me hizo sentir caliente, después de un rato me tomo de la mano y me llevo al sofá, unos whiskies más, platica amena, la música estaba en su punto máximo, y me dijo que había visto que me manosearan y que se ve que me había gustado a lo que le confesé que fue excitante, me dijo que si quería bailar otra vez, y le dije sin pensarlo que sí, y me dijo que ahora lo haríamos en el centro de la multitud, a lo que no puse objeción, nuevamente me tomo de la mano y ahora me guio entre la gente y una vez en medio nos pusimos a bailar, ahí las manoseadas y las restregadas ya no fueron de manera disimulada, sino más bien descaradamente, quiero confesar que me anime y toque algunas vergas, el me observaba y sonreía, veía que lo estaba disfrutando y yo veía que el también, después de un rato en que me encontraba muy caliente pusieron música romántica, algunas personas se fueron a sus mesas y algunos se abrazaron y empezaron a bailar, me miro a los ojos y me pregunto que si quería bailar esa música, tímidamente bajando la mirada le susurre que sí, me tomo de las manos y me las coloco alrededor de su cuello y el me tomo de la cintura, yo me pegue a él y baje la cabeza tenía pena, estar abrazados y pegados me hizo sentir su cuerpo, su aroma, se sentía rico, no sé si los whiskies, el lugar o el ambiente pero me sentía flotar, como si nada más existiese, empecé a jugar con su pelo, sentía su respiración en mi oído, sentía el latir de su cuerpo, sentía su erección, me empezó a acariciar las nalgas y me dijo al oído, te gusto tu regalo?, nuevamente susurrando y sin atreverme a verlo a los ojos le dije que sí, te lo pusiste? pregunto, asentí con la cabeza, me tomo delicadamente de la barbilla me levanto la cara y me dio mi primer beso correspondiéndole y dejándome llevar por mi instinto, pase mis manos por su espalda y fue muy agradable sentir su cuerpo atlético, después de besarnos largamente me tomo de la mano y me llevo al sofá, pedimos otros whiskies me empezó a acariciar y a besar, yo no perdí la oportunidad para buscar con mi mano su verga, se sentía exquisitamente rico, estaba en éxtasis, nada más existía en el lugar que nosotros, me dijo que si quería que vayamos al hotel, casi suplicante le dije que sí, sentía en mi entrepierna la humedad de mi excitación, levanto la mano y pidió la cuenta, le dije que iba al baño, necesita secarme un poco y tomar aire, cuando regrese ya había pagado y me esperaba con dos bebidas en vasos desechables para el camino, no sé si el alcohol ya había hecho efecto o era la excitación o ambas cosas, tome la bebida y nos fuimos a su carro,…….
CONTINUARA….. LA HISTORIA DARÁ UN GIRO INESPERADO.




Enviar Mensaje autor



Escriba aquí su comentario sobre el relato:

Opps! Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Detalles


gabigarcia


Nombre do Relato
Fantasia Primera Parte

Codigo do Relato
3344

Categoria
Transexuales

Fecha Envio
06/ago/2013

Votos
2

Relatos enviados por el mismo usuario

3264 - Mi sueño