Una fiesta especial
( Relatos Em Grupo )




Una fiesta especial
Julio, me hizo señas primero y luego se acercó para indicarme que nos iríamos a nuestra casa.
Comencé a despedirme de los parientes y allegados que estaban esa noche de fiesta en casa de mis suegros, fui por mi abrigo al tiempo que sonreía a todos saludando con mis manos. Me lleve puesto el sillón negro por delante, porque algo ebria estaba, tastabille, pero no deje de sonreír, volviendo a saludar a los sobrinos de Julio, quienes me hicieron divertir a lo grande con sus anécdotas, cuentos, versiones subidas de tono muy entretenidas, eróticas, jugosas y cachondas.
En el viaje, mi esposo me dijo,…. estas bebida Yamila. Tu también,…. Julio, le respondí.
-Todo bien, aunque el show que distes bailando con los chicos fue algo subidito.
- Fue divertido, me sentí plena, mientras ellos disfrutaban del movimiento.
- Mas bien se pusieron bastante ardientes, refregándose con tu cuerpo, se calentaron y yo también te confieso que me puse bien a tono, supongo que vos también ardías?
- Me conoces bien, y sabes que la bebida me sube, bailar también, y que se yo…. Si me puse algo cachondita, lo reconozco.
De allí en adelante mi marido era el que hablaba y hablaba, yo solo respondía monosílabos, quizás porque el quería saber hasta donde era yo capaz de seguir aquel juego y yo confundida no sabiendo bien que responder.
El volvía a reiterarme sus fantasías morbosas de verme con otros hombres, a pesar de conocer mis inseguridades, nacidas de mi educación y moral religiosa. Sabia el que yo respondería a su calentura, haciéndole una buena fiestita intima en la cama, para calmar sus ínfulas de macho demasiado comprensivo, compartidor y moderno. Comencé por acariciar su entrepierna, notando que ya tenía preparada su cosota.
Llegamos, mientras el insinuaba tomar otra copa, yo dije---- para mi basta y subí a ponerme cómoda. Refresque mi cara, quitándome una a una mis prendas, para luego tomar mi bata celeste de dormir, cubriéndome solo con ella, me senté en la cama, untando mi piel con una suave crema regenerativa, mientras lo esperaba a el.
Como es su costumbre, el estaba en el baño, duchándose, se, que para venir luego hacia mi encuentro, a lo que seria sin duda una buena velada matrimonial. Así que cuando apareció completamente desnudo, yo ya había dejado mi crema, esperándolo, confundiéndonos en un tierno abrazo como previa de besos que vendrían por mil…..
El bajo las luces de la consola, lo que me llamo la atención, pero pronto supe porque?
-        Invite a Juancito y Mariano, a quedarse en casa, y se van a duchar….. asi que mejor lo hacemos en penumbra….
-        Oh, dije, no hay problemas….. aunque mi sexto sentido hizo que mi cuerpo, pensamiento y todo se pusieran en guardia.
Julio, comenzó a lamer mi cuerpo, como con ansias, pues llego a mi clítoris haciendo atajos, para ponerme en estado de excitación muy pronto, pero también me puso en alera amarilla, porque supuse que quizás las visitas no estaban en nuestra casa por pura casualidad….y si tuviera yo que decidir…. Bueno…. Que decidiría?..... en realidad me gustaría que fuera como lo pensaba, pero tampoco estaba bien preparada.
Note que Julio tenia la polla muy tiesa, durísima, cuando en realidad soy yo la que se la pongo así, chupándosela….. Ahora el ya la tenia como un fierro al rojo vivo, cosa que me alarmo mucho mas….. y mucho mas después de que sin preámbulos, mientras yo acariciaba su hermoso pollon, el acariciaba mis tetas, jugaba con mi clítoris expectante, soltó sus intenciones…..
- Ellos vinieron a seguir el juego en la cama….. Invitados por mí por supuesto.
- Me lo imaginaba querido, me lo imaginaba….pero si vos estas loco, no vengas luego ha hacerme cargo de tus locuras….. Porque ya sabes que si me provocan me pongo muy pero muy loquita.
Creo que fui clarísima, el apenas me lo proponía, teniendo ya todo liso, yo, aceptaba sin mas aclaración, que si había responsable, el cargaría con los cuernos.
-        Lo único que te pido, es que no me dejes sola…. le dije.
Apreté su cuerpo contra el mío, como para sentirme segura, como para tener un instante mas, como para repasar, esas fantasías que el me fue creando, como para repasar lo que yo había visto en películas, en otras versiones, no en mi propia vida real.
A pesar de la baja luz, los vi entrar a ambos, sonrientes, con sus físicos trabajados, bien moldeados, ambos peladitos, ambos con una buena cosa entre sus piernas….
Yo tenia mi libreto en mente, mientras ellos hablaban y explicaban como se sentían, como deseaban estar allí, como me veían, como los calentaba mi presencia, yo me senté en la cama, para tomar aquellas cosas, frotarlas en mis pechos, dándoles los primeros besitos, que fueron luego lamidas, y finalmente unas cortitas chupadas.
-Esta muy fuerte Yamila, el tío nos dice que además son una fiera en la cama, por lo que queremos tomarte examen, premiarte y dejarte como una hojita seca…..
Yo debería actuar como una “indignada”, pero no llenaría ninguna plaza, ni conseguiría que nadie me acompañara en algún reclamo…. Ya que de eso nadie se indigna, al contrario, apoyan a quienes quieren apoyarte, pero el coñito…
- Que lindas pijas tienen, chicos…..encantadoras, llenas de vida, como para gozarlas una semana entera….sin sacarlas.
Mi marido abría mis piernas, lamiendo mis jugos, lengüeteaba sobre mi ya bien expuesto clítoris, que se salida de la vaina, curiosamente caliente, como pidiendo guerra.
Los chicos acariciaban mi pelo, mi cuello, mi espalda, los senos, y finalmente todo mi cuerpo entregado a sus manos morbosas. Extendiendome cuan larga soy sobre la cama, me producían tanta sensación de regocijo, sus palmaditas, toques, besos, chupadas y de mas que gozaba yo una entrega tan a gusto, que no sentía vergüenza es pronosticarles…. Como los voy a coger!!!….. Muchachitos…. como los voy a gozar!!!
Así extendida, recibí una a una las tres pijas, para chuparlas, mientras sentía que mi cuerpo era pasto de sus más variados vicios de juego previo…. Que cuando fueron dedos dentro de la vagina, creí que estallaría sin mas….. asi que decidí ir por mas….. pidiendo sin preámbulos……- ¡Quiero una pija, ahí…. Ahoooora, por faaavooor…
Hubo un momento de duda, pero pronto ellos decidieron quien abriría el camino de nuestra felicidad….. -Mariano querido, despacito, despacito……. Bien adentro, asiii, bien adentro….. papi, papi, me la mete, me la meteeee ahhhh…Juanchi….. después vos, ahhhh como coge Marianito….. ahhhh.
Estaba deseosa de que Juanchi, me la metiera, porque mi morbo pedía aquella gruesa poronga que yo besaba, acariciaba una y otra vez…. Era grande…. Y mi calentura pedía tenerla adentro….. pero Marianito, lograba aprovechar mis debilidades haciendo que les entregara mi primeros gritos de placer, repiqueteando en saltitos electrizantes…. Un comienzo de orgasmo sensacional……
Aun persistía en su dureza cuando Mariano me la saco, para dejar a mi marido ocupara el lugar, - Mi rica….. te la abrieron muy bien….. eh….. bien abiertita….. eh…. Ahora quiero saber hasta donde te entro yo…. Eh….. para que venga ese con su pijon a abrirte mas y mas……-
Yo gozaba a mas no poder….. porque lo notaba a Julio tan caliente, que me provocaba mas en mi orgasmo, ….- Hay papi…. Te quiero….. te quiero…… y quiero que me hagas coger mucho…mucho, mucho… por tus sobrinitos, ahhh…
Pronto estaba con las piernas enhorquetadas a la cintura de Juancito, recibiendo aquel pollon que me partía como si fuera yo una sandia madura….. que manera de metérmela! por dios!, que forma de entrar y salir de mi cuevita!
Se que de allí pase a ponerme con una pierna sobre la cama y la otra afirmada al piso, donde se que los tres me la metieron desde atrás, mientras yo chupaba pijas mojadas en mi propia concha, el olor y los jugos eran provocativos. Si se eso, es porque no se bien, como siguió el circuito, pero si se que me hicieron ver el cielo a través de mi vulva abierta. Siempre tenia una bien encartada, bien adentro. Mientras las otras se reponían.
La claridad de la mañana nos encontró a los cuatro desnudos, ellos cogiéndome en varias posiciones, hasta que acepte me la dieran allí donde los vicios se ponen muy degenerados…… mi ano se les abrió para que pudieran llenarme de lechita.
Dormimos muchas horas, y fue al atardecer cuando recibí por primera vez, dos vergas al unísono, que a pesar de haber estado explotando muchas veces, me hizo estallar como un volcán ….. hijos de puta…. Me parten….. Me gusta. Me gusta.
La verdad es que me gustaba en serio, yo que dudaba, a pesar de que veía que las mujeres se ponían frenéticas en la doble, yo dudaba….. pero es tan bueno que supe instantáneamente que aquello era como para repetirlo siempre.
Dije cosas incongruentes, tales como que los chicos se quedaran a vivir con nosotros, que quería tenerlos siempre adentro….que quería morirme gozando con ellos….
Se que no han de faltar quienes quieran acompañar a mi marido en darme placer, e imaginándome a quien invitaría a nuestra cama, me desmaye fruto de los incontables orgasmos que me dejaron totalmente fundida.




Enviar Mensaje autor



Escriba aquí su comentario sobre el relato:

Opps! Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Detalles

perfil Yamila
Yamila


Nombre do Relato
Una fiesta especial

Codigo do Relato
3100

Categoria
Em Grupo

Fecha Envio
24/jun/2013

Votos
4