Adriana la maestra
( Relatos Dominacion )




En la universidad la conocí, ella era una docente que impartía la materia de administración y yo tenía que cursar su materia, a mí nunca me ha gustado la administración pero desde que vi que ella sería quien me impartiría la materia decidí entrar, La materia la tenía que cursar los días sábados de las 2 de la tarde hasta a las 8 de la noche.
El primer día llego con un pantalón de vestir un poco ajustado dejando ver su gran trasero (culo) y una blusa maga larga holgada no dejando poder apreciar sus senos(tetas), los cuales son grandes asemejando dos uvas globo, todo ese día no despegué la mirada de su culo y no se me hizo nada larga la clase. Llegando a mi casa ya recostado en mi cama y muy ligero de ropa recordé su enorme culo de pronto siento como mi pene se va poniendo erecto y empecé a masturbarme pensando en solo su trasero y todo lo que podía hacer ahí con ese gran culo, no paraba de pensar en ese rico culo, en cómo serían sus nalgas, si tendría vello púbico o se lo rasuraba, todas esas preguntas me pasaban por la mente durante toda la noche incluso llegué a soñar solo con su culo.
El segundo sábado llegué muy temprano para ser el primero en llegar al salón y poder seguir admirándole esa parte del cuerpo que me encantó, esta vez su pantalón no fue tan ajustado por lo cual no se le notaba casi nada, lo que ahora se le notaba y en gran cantidad eran sus senos, llevaba una playera de la universidad y esta le hacían notar lo grandes y ovalados senos parecían dos uvas globo, esta vez no fue su gran trasero, esta vez fueron sus senos los que me llamaron la atención, he de reconocer que me fijo más y me siento más atraído por las mujeres con senos grandes, las que los tienen chicos también me atraen pero si tengo que decidir entre senos grandes o senos pequeños elijo sin pensar a los senos grandes. Ella tenía senos grandes como me gusta, aparte de sus senos también me atraía su gran trasero, ella era para mí una diosa un ángel, tenía adelante y atrás unos buenos atributos, le miraba el culo mientras escribía en el pizarrón y mientras explicaba le miraba las tetas.
Pasaron las clases y ella se dio cuenta de que le miraba sus atributos, exámenes de manera sarcástica me decía, -“Apúrate a contestar ese examen y más vale que hayas estudiado Administración y no solo mi anatomía.” En los primeros exámenes logré pasar sin problemas pero el último no pude pasarlo, ella en tono aun sarcástico me llamo a la sala de maestros y me dijo en tono de voz baja –“Ya ves el mirar solo mi anatomía en clase no deja nada bueno.” Al estar ella y yo solos me arriesgué y le dije: -“Claro que si deja algo bueno” Se le pintó una sonrisa que le cubrió toda la cara, una sonrisa de oreja a oreja y preguntó: -“¡Ah sí! Y puedo saber ¿qué te dejó de bueno?” Y le respondí: -“El verle su figura” No me atreví a decirle que me masturbaba mientras la recordaba imaginándola desnuda frente a mí, ella respondió: -“¡Ja! Cual figura, si estoy gorda” Solo con la cabeza le dije que no lo estaba y viéndola de pies a cabeza y de cabeza a los pies, me empujo y me dijo: -“Ya deja de verme y mejor dime ¿cómo le hacemos para que pases este examen que reprobaste?” Con una sonrisa en el rostro le dije: -“Pues tú dime” Por aquí terminé de decirle el “tú dime” le planté un beso suave y lento, como ella no se lo esperaba, no supo qué hacer y solo correspondió al beso, después de varios segundos y de haber analizado lo que estaba pasando ella me empujó, al principio se hizo la enojada que eso no debía de pasar, pero después ella era quien iniciaba todo, ya no solo era dar el beso ya era más un juego provocador. Ese día regresamos juntos a casa, ya que resulto que vivía muy cerca de donde yo vivía, llegando a su parada de autobús, pidió la parada y se despidió diciendo: -“nos vemos dentro de ocho días y ve preparado para tu examen”. No pare de pensar en ese beso que le robe y al tomarla por sorpresa iba a besarme también.
Toda esa semana estuve estudiando mucho para poder pasar esa materia incluso llegué a desvelarme por estar estudiando pero no paraba de pensar en ella en cómo fue ese beso, sé que van a decir: -“Ay ya se trauma” Y en realidad en esa época si me llegué a traumar por esa maestra. Tenía poco que había pasado una relación con una tal Clío, quien leyó mi relato anterior sabrá que esta maestra era mi segundo amor, por eso mi trauma.
Llego el día, terminé de estudiar y me decidí ir a la universidad a pasar mi examen, llegué a la parada del autobús y tome asiento hasta atrás del autobús, llegando a la parada donde le tocaba tomar el autobús, vi que alguien le había hecho la parada, lleve mi mirada a la puerta, mi cuerpo empezó a temblar de pronto, no sabía el por qué, cuando veo que va subiendo, era la maestra subió al mismo autobús que yo, esta vez llevaba puesto el pantalón del primer día y la playera de la universidad, la que dejaba ver perfectamente la figura de sus senos y peinada con una cola de caballo muy simple haciéndola ver muy juvenil aún, podría hacerse pasar por una estudiante más. Nunca pensé que ella se fuera a sentar junto a mi hasta atrás del autobús. Durante el camino me fue hablando de que yo había sido el único que había reprobado y que solo por mi iba a la escuela, la convencí de que no llegáramos a la escuela que le invitaría un café o si ella quería una cerveza o simplemente agua, después de tanto insistir y antes de que llegáramos a la universidad, aceptó ir por una cerveza que hacía mucho ya no había tomado una y que se le había antojado por el intenso calor que se sentía, yo siendo estudiante no tenía mucha plata y ya no sabía qué hacer para decirle pues no tengo tanto dinero como para invitarle a tomar.
Llegamos a un lugar cercano a la universidad donde venden una micheladas (Jugo de limón, clamato (jugo de tomate rojo) y cerveza obscura), nos lo dieron en unos tarros de a litro, hasta ahí aun me alcanzaba el dinero para pagar, vi que ella no sabía tomar ya que le dio un trago y se la tomo como si fuera agua (muy rápido), cuando iba a la mitad del tarro se le empezó a notar en su cara que ya se le estaba subiendo cuando yo apenas si me estaba entonando. Cuando se termino de tomar la cerveza ya estaba diciendo puras tonterías ya estaba muy mareada, fue cuando aproveche el momento ya que yo también estaba medio mareado, la lleve a los baños del bar, me metí al baño de mujeres y le plante otra vez el mismo beso que cuando estábamos en la sala de maestros pero ahora ella en vez de empujarme me abrazo y me beso, después de un rato salimos, pague lo que habíamos consumido y yo ya pretendía irme a encaminarla a su casa y yo irme a la mía, estando en el camión de pasaje me besa otra vez y me dice vente conmigo a mi casa que aun tiene que pasar un examen. Llegamos a su casa, no queriendo pasé y cerró la puerta, me sentó en la sala y dijo iré por tu examen así que prepárate.
Regresó, ya se había cambiado de ropa, el pantalón ajustado lo cambió por unos shorts cortos, los cuales solo le cubrían el área del bikini y una playera no tan holgada y casi se transparentaba lo que llevaba por debajo. Se acercó a mí y me dijo: -“Haber ahora si estudia mi anatomía” Con solo verla me pene se puso totalmente erecto tanto que se notaba que el pantalón estaba abultado, ella me dijo creo que te excitaste o me equivoco, con la cabeza le dije que no, entonces ella dijo: -“Bueno ya que tu estudiaste mi anatomía todo este tiempo ahora yo estudiaré tu anatomía” Toco mi pene por encima de mi pantalón y preguntó: -“¿Por qué esta tan grueso?” yo le conteste porque esta excitado por eso esta así, entonces como una niña chiquita se aferro a que quería conocerlo, que me quitara el pantalón, fue entonces cuando me vino a la mente que es lo que yo quería y se me estaba cumpliendo.
Ella me abrió el pantalón y saco del bóxer mi pene ya erecto completamente, empezó a pasar sus dedos recorriendo todo mi pene hasta llegar a mis testículos (huevos) y sin decir nada se mete mi pene a la boca, yo no lo podía creer mi cara era de WOOOW, empezó a meterlo y sacarlo de su boca hasta que le tome de la cabeza y la aparte ya que otro poco y me vengo en su boca, me miro y preguntó –“Por qué, por qué no quieres que siga” y le respondí: -“Pues ya voy a estallar y no lo quiero hacer en tu boca” Se levantó y se bajo el shorts con todo sus pantys y por fin después de tanto pensar como era su parte intima me la mostró, era normal, no la depilaba, tenía el bello un poco largo, luego se quito la playera y descubrió sus tetas grandes, las cuales por aquí termino de quitarse la playera no dude en quitarle rápido su brassiere y lamerle las tetas, succionarle los pezones y darle pequeños mordiscos. Ella abrió su boca mientras estaba en sus tetas y abrazándome la cabeza no me permitía que me apartara de ella, ya teniendo un poco de experiencia con Clío, mis dedos se fueron directamente a su vagina, buscándole su clítoris, ya estaba muy mojada podía meterle con facilidad mis dedos, baje con mi lengua hasta esa parte, con mi nariz empecé a frotársela después de que pasaba mi nariz le propinaba una lamida, pude notar que su cuerpo empezó a temblar, sus piernas parecían gelatinas temblando, ella se recostó en el sillón invitándome a que la penetre, a que le meta todo mi duro y grueso pene hasta adentro ya que estaba muy mojada y podía hacerlo.
De un solo golpe que le meto mi pene, ella grito de placer algo así: - “AHAHAHAHAHAHA” y empezó a jadear y a hacer ruidos extraños como pequeños quejidos, empecé el movimiento de mete y saca, después de varios movimientos ella empezó a gritar: -“AAAAAAAAAAH” Al oírla me asusté y le pregunté si estaba bien, que si no la había lastimado, ella me respondió que no, no la había lastimado pero que estaba sintiendo unas como chispitas en todo su cuerpo, le saque mi pene y lo puse entre sus tetas, las apreté y simulaba el movimiento que hacia cuando la penetraba, de hecho ella levanto su cabeza y cuando llegaba mi pene cerca de su boca solo le chupaba la cabeza, haciéndome ver las estrellas, otra vez estuve a punto de venirme en su boca pero deje de hacer ese movimiento para que ya no me la chupara. Ella se levantó y me llevo a su cuarto me aventó a su cama estando yo acostado ella se sentó justo en mi pene, logrando así una penetración aun más profunda a la cual grito con más fuerza –“AHAHAHAHAHAHAHA ME DERRIITOOO, SI, SII, SIII, SIIII, SIIIIII, SIIIIII”, se levantó y fue al buro, saco un condón, lo abrió y se lo puso en la boca, después fue a mi pene y con la boca me puso el condón, es una experiencia que jamás voy a olvidar, se siente perfectamente como si se estuviera flotando en una nube pudiendo alcanzar las estrellas como si se estuviera en la gloria aparte de una sensación muy relajante. Después de ponerme el condón ella se recostó y ahora yo encima de ella, primero, tome sus piernas y las puse en mis hombros, abracé sus piernas y con ellas me impulsaba para lograr una penetración profunda y placentera para ambos, ella ya no gritaba solo se quejaba y de vez en cuando salía un AHAHAHAHAH ASI, ASI ME GUSTA, también preguntaba si me estaba gustando, porque a ella le encantaba, le respondí que si, si me estaba gustando y se me salió decirle que desde que la vi llegar con esos pantalones ajustados me había provocado y que en el tiempo que me dio clase quise tirármela, no sé si solo lo dijo para llevarme la corriente o qué porque me dijo que ella también sentía los mismo. Después de varias embestidas más me dijo que solo así iba a pasar su examen así que le diera mucho porque le estaba gustando. Logré hacerla llegar al orgasmo no sé cuantas veces ya que ni ella misma supo porque ella lo llama sentir chispitas, terminando ya me quería de su secretario o su asistente, solo para tenerme cerca de ella, a lo cual no acepte, lo que acepte fue estar con ella las veces que quiera ir a tomarse una cerveza y por qué no tener un buen acostón

Foto 4 do Relato erotico: Adriana la maestra




Enviar Mensaje autor



Escriba aquí su comentario sobre el relato:

Opps! Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Detalles

perfil Fernando
Fernando


Nombre do Relato
Adriana la maestra

Codigo do Relato
2831

Categoria
Dominacion

Fecha Envio
09/may/2013

Votos
3

Relatos enviados por el mismo usuario

2909 - Un rapidin con la prima debajo un arbo de mango
3036 - Sexo en el trabajo