Dos amiguitas calientes y muy meonas...
( Relatos Fetichismo )




A mí me gusta que las mujeres me chupen el culo- me dijo. Y mas si es una mujer bella y caliente como tu me dijo mi amiga Claudia mientras iba arrimando su culo
más cerca de mi cara. Yo permanecía quieta, fascinada por ese culo
que ocupaba toda mi visión. -¿Te gustaría lamerme el culo?-
preguntó. Sorprendida por la firmeza de su tono de voz, solo atiné a
murmurar –sí, claro- -Así me gusta, putica- y levantando
la pierna me puso el culo en la cara, el ano a la altura de mi boca.


-Ahora dale a la lengua, zorra, méteme la lengua, lámeme el culo-
Y empezó a mover el culo contra mi cara. Yo saqué la lengua y
comencé a lamerlo con pasión, metiendo y sacando la lengua de
su culo, mientras ella lo movía sobre mi cara.


Cuando me besan y lamen el culo tan rico como lo estás haciendo no puedo
contenerme y te lo aprieto duro contra la cara y te puedo cortar la respiración.
Agárrame el culo con ambas manos y bésalo!. Me dijo ¡Qué placer
me dio esa mujer! Que sabroso! Pensé yo.¡Mi lengua le recorría
el culo de arriba abajo, y se lo besaba como si estuviera hipnotizada!-

Estaba fascinada. Yo estaba dispuesta a volver a chuparle ese culo cada vez
que me dijera. –¡Así, putica! ¡méteme la
lengua! ¡Y besámelo, chupámelo!- y seguía removiendo
el culo contra mi cara y mi boca. Cada tanto lo levantaba un poco para dejarme
respirar. -¿Te gusta el olor?¿ Te voy a refregar este culo
en la cara para que conozcas lo que es complacer a una mujer Me gustaba su
olor. Y también el sabor... -¡¡¡Qué rico,
mamita!!! ¡Chuparle el culo me arrecha mucho, le dije! ¡Me gusta
cuando tengo la cabeza entre las piernas de una mujer y sentir su olor a concha y a culo sentir todo ese sabor, todos sus flujos entrando en mi boca –

Me gusta cuando a otra chica le obligo a chuparme el culo y la concha! Y ni que decir mis pechos, me vuelve loca!!!! Soy muy calentona!!! Era lo que ella decía
y me hacía.¡ Mi clítoris se puso rígido. Yo chupaba
y chupaba. De pronto me cogió del pelo y me acercó mi boca
a su concha. Abrió las piernas ampliamente,
ofreciéndome su fluidos desfachatadamente. El olor que salía de sus genitales
me embriagaba. Una vez que tuve su concha bien mojada frente a mi cara comencé a
pasarle la lengua y a sentir todos sus flujos, como me encanta. Todo esto ocurría en silencio,
con sólo el ruido de nuestras respiraciones y jadeos.


-¡Así me gusta, mi putica obediente! -¡Ahora de rodillas,!-. De pronto me tomó por las axilas y me hizo erguir hasta que mis tetas le
quedaron en su cara. Mis pezones estaban duros asi como los de ella. Se puso a chuparlos y a morderlos.
Sus manos mientras tanto apretaban y soltaban mis tetas con fuerza. Con las
manos también me acariciaba la cabeza y el cuello, y me metió un
dedo en la boca para que se lo chupara, y se lo chupé.


¡
Ahora tengo ganas de ir al baño...dijo ella de pronto.!¡Pero
creo no voy a llegar a tiempo! ¡ Abre tu boca! Me dijo. Y ahí me
soltó un chorrito y luego me largó un chorro más largo
que me llenó la boca. Me sentí extasiada y me lo tragué. –Muy
bien putica! Ahora lámeme bien la concha (los labios mmmmm) para limpiarme- Pero cuando
estaba ya acabando de limpiarla de pis con mi lengua, llegó otra descarga,
que empecé a tragar con gozo. Me agarré a sus nalgas, pegando
mi boca a su concha, para tragarme todo lo que tuviera para darme, pero de repente se puso de pie y me dijo que me acostara de espaldas sobre el suelo.
Y parándose con ambas piernas abiertas, una a cada lado de mi cuerpo,
apuntó su concha a mi cara, ojos, pelo, orejas, nariz, boca. Yo abrí la
boca y me metió un largo chorro para después seguir por mi cuello,
mi pecho, hasta mojarme completamente. -¡Estuve juntando todo este pis
para vos, zorra!- dijo acuclillándose frente a mi boca, de modo de que
pudo continuar meándome. Yo estaba llena de placer, y bebía y
bebía su orín, amarillo y caliente. Cuando terminó, yo estaba embobada y ella aprovecho para acercar su concha y la restregaba contra mi cara. Sus orines
sabían exquisitos.


Ahora en agradecimiento a todo lo que me has hecho gozar y en vista que has sido buena tragadora de mi pis (ella ya llevaba tres orgasmos) y yo uno abrete bien de piernas me ordeno ella, a lo que obedeci al instante y sin previo aviso empezo a lamer mi concha, ufff mi culo que placer me daba estaba tan caliente que no tarde en soltar un fuerte gemido de placer, ohhhhhhhhhhhhh, no pude evitar soltar un fuerte chorro de pis luego de gozar y ella tranquilamente lo recibio todo en su cara y parte en su boca, uffffffff fue una tarde espectacular…




Enviar Mensaje autor



Escriba aquí su comentario sobre el relato:

Opps! Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Detalles


pendejopajero


Nombre do Relato
Dos amiguitas calientes y muy meonas...

Codigo do Relato
2745

Categoria
Fetichismo

Fecha Envio
16/abr/2013

Votos
1