Encerrado en la Peluquería
( Relatos Sadomasoquismos )




Estamos en el mes de febrero del año 2009 y ese día habían dado ya las vacaciones en mi trabajo por los carnavales, yo iba a salir de viajes el día siguiente pero tenía el cabello algo largo y quería solucionar eso antes de salir el día siguiente, por lo que fui a la única peluquería que estaba abierta, era un lugar que no acostumbraba a visitar por que habían ocasiones en que ese lugar era visitado por personas no muy decentes. Allí trabajaban tres peluqueras, que no eran precisamente mujeres, todas eran trangenero y de condición muy liberal. Otra de las cosas que no sabía, es que una de ellas, era familia de una mujer, con la cual, yo había tenido una experiencia relacionada al ballbusting.
        Era una chica transexual, que se hacía llamar Alexa, era blanca de pelo negro, de contextura atlética, pero a la vez fuerte, 1,70 de estatura y tan linda que casi todas las persona pensaban que era una mujer e incluso hasta los hombre, se le insinuaban en la calle. Además, Ella tenía una hermana llamada Betty, con la que una vez tuve una experiencia muy erótica hace aproximadamente un año. Lo último que yo podía imaginar, era que Betty, había contado su experiencia a su hermana y tampoco pasaba por mi mente que terceras personas, al verse la cara se rieran al saber mi secreto recién divulgado entre un pequeño grupo de amigas transexuales, aun cuando yo ignoraba tal situación.
        Si note que cuando entre al local se sorprendieron, pero cuando dije que necesitaba que me afeitaran se sonrieron y una de ellas al soltar una carcajada, le dijo a la monumental chica de pelo negro: es todo tuyo jajaja. Yo me sentí un poco avergonzado pero me senté por que no había otro lugar donde me pudieran cortar el cabello, ya que eran casi las 8:00 pm. Todo era normal, Alexa trabajaba en mi corte de cabello y las demás se tocaban, se hacían señas y de verdad tenían un comportamiento muy extraño. Al transcurrir media hora mi corte estaba listo pero note que me pidieron un permiso, y que tenían que hablar algo en privado, se fueron a un lugar escondido dentro de la peluquería las tres y me dejaron solo como diez minutos. Cuando regresaban una de las otras chicas, le grito a Alexa desde la puerta de donde salió: recuerda de lo que hablamos ¡estamos de suerte!
        Entonces las otras dos chicas salieron y se acercaron a mí las tres, yo les dije con voz seca: cuanto les debo, pero una de las chicas, la morena oscura, me dijo: no es importante cuanto, sino cómo vas a pagar jajaja y Alexa dijo: mira nosotras te conocemos pero tú no a nosotras jajaja, y una persona muy cercana a ti nos contó algo que nos intereso ¡muchísimo! Yo me quede desconcertado y no sabía que decir, pero pregunte: que sucede déjenme quieto yo soy solo un cliente de esta barbería. Mientras yo discutía con Alexa, entre la chica morena oscura y la rubia bajita, cerraron el local dejándome adentro junto con ellas. Al principio sospeche que se trataba de sexo, en el fondo lo imaginaba y les dije: ¿es que quieren tener sexo conmigo? Y la morena contesto: eso nada más no jajajaja.
        Alexa interrumpió la conversación y dijo: ¡mira! ¿La palabra ballbusting te suena conocida? Yo me puse pálido, no podía entender por que terceros podían saber mi secreto, trate de hacerme el loco, pero Alexa me dijo: Mira cabrón, no me importa que te quieras hacer el loco, yo sé todo lo que has hecho y estoy dispuesta a contarlo a todo el mundo y es en serio. Le pregunte qué quieres, lo que me delato mas, y ella me dijo: Mira las tres queremos lo mismo, queremos practicar el ballbusting contigo ahora mismo jajaja. Yo no quería, pero me dijeron: si te rehúsas ha hacerlo mañana, lo sabrá tu familia, tus amigos y todas las personas que conocemos lo comentaran en todas partes y créeme no será de tu agrado, ya que también dirán que eres homosexual.
        Yo estaba rojo de indignación, rabia y a la vez miedo, pero lo peor fue la impotencia que me hizo acceder, aun cuando no sentía ganas y era la primera vez que iba a practicar el ballbusting, sin deseos de hacerlo, esta vez, todo era contra mi voluntad. Adicionalmente a esto, sería la primera vez que no lo haría una mujer o al menos, no una mujer en todo el sentido de la palabra. Alexa sin rodeos me dijo: conoce a Claudia, era la chica morena oscura, tenia buen cuerpo y su rostro al igual que las demás era muy lindo, era la más alta de todas y media 1,80. Luego me presento a Sunana, la otra chica, esta por el contrario, era bajita y media 1,55, era un poco rellenita, pero tenía un buen trasero y al igual que sus amigas unos senos hermosos. Una característica en común de las tres, era que todas tenían piernas gruesas y fuertes, lindos y provocativos traseros, y hermosos senos operados.
        Ellas me llevaron a la parte interna de la peluquería, donde solo entraban ellas, era una casa grande por dentro, con varias habitaciones, me enceraron en una de esas y salieron. A los diez minutos, regresaron las tres, vestidas con atuendos súper eróticos, lo que me excito demasiado, las tres estaban vestidas iguales, con cacheteros y brasier de látex, extremadamente sexy que las hacia lucir como unas diosas del sadomasoquismo, tenían unas fuertes botas de tacón y punta ancha, las cuales eran altas y llegaban casi a sus rodillas. De pronto me dijeron: Te daremos un par de patadas cada una y luego te vamos a penetrar cabrón, yo estaba tan asustado como excitado, me hicieron desnudar y quedarme en bóxer, Susana y Claudia, me sujetaron de las manos, en posición de pie, mientras Alexa me dio una fuerte patada con todas sus fuerzas, al caer de rodillas en el suelo, volvió a lanzar otra cruel patada sobre mis lesionadas bolitas. Alexa y Claudia, me sujetaron de las manos, en posición de pie, pero Susana dijo: no amigas yo no llego es muy alto, dígale que se agache, así lo hicieron y me colocaron agachado con las piernas abiertas, mientras me sujetaban Susana me dio dos fuerte patadas con todas sus fuerzas, en mis pobres testículos. Susana y Alexa, me sujetaron de las manos, esta vez en la misma posición por qué no me podía parar, mientras Claudia de 1,80 de altura, me daba un par de patadas con todas sus fuerzas. Estaba mal, los dolores eran inaguantables, pero no era todo, me amarraron en la cama con las piernas y brazos abiertos, acostado boca abajo, y me amordazaron, luego comenzaron a violarme salvajemente, primero Alexa con su mediano pene de 17 cm, al terminar, me dio un fuerte puñetazo en las bolitas y Claudia con su enorme miembro de 20 cm, me violo con salvajismo que me hizo blanquear los ojos, disfrutaban increíblemente al igual que sus otras dos amigas del terrible daño que me estaban haciéndolo, al terminar, faltaba Susana, sin embargo no fue tan doloroso porque su pene era pequeño, de solo 14 cm, lo que me alivio un poco, pero ellas, no iban a permitir mi placer así que mientras Susana me violaba, Alexa y Claudia, se turnaban, para darme fuertes puñetazos en las bolitas, mientras era violado por Susana, termino la cruel jornada y me dieron un buen lapso de tiempo para que me recuperara, pero faltaba algo, me desamarraron y lo volvieron a hacer en la misma cama, esta vez boca arriba.
        Ellas comenzaron a masturbarse las tres al mismo tiempo y al rato, se acercaron a mi cara, me apretaron la nariz, para que no respirara y me viera obligado a abrir la boca y seguidamente, las tres acabaron sobre mi lengua y Claudia me golpeo en los testículos con el puño para obligarme a tragar el semen. Seguidamente, las tres se colocaron de pie en la cama y comenzaron turnarse, me daban patadas en mis indefensas bolitas que estaban totalmente desprotegidas, el castigo era seguido y cada vez más fuerte, hasta el punto en que me desmaye, no supe mas de mi, al día siguiente, desperté muy mal, estaba tirado en una esquina y casi no me podía mover, unas personas me llevaron al hospital y tenía un fuerte desgarramiento en los testículos, pero afortunadamente la cirugía fue satisfactoria y logre salir bien como siempre, aun cuando tardo mucho el proceso de recuperación.


“Espero el relato haya sido de su agrado en realidad, no solo soy el alma de un escritor atrapada bajo la sombra de un seudónimo que me identifica, también soy el hombre que vive con la esperanza de sentir cada palabra que escribe con la intensidad del sufrimiento encarnado en la experiencia”…

Atentamente
El Autor: Al Masoch A.V
Si eres mujer y vives en Venezuela, puedes ser mi inspiración
Solicito Chicas que deseen practicar el Ballbusting
Interesadas escribir.
                                




Enviar Mensaje autor



Escriba aquí su comentario sobre el relato:

Opps! Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Detalles

perfil AlMasochAV
AlMasochAV


Nombre do Relato
Encerrado en la Peluquería

Codigo do Relato
2523

Categoria
Sadomasoquismos

Fecha Envio
09/feb/2013

Votos
0

Relatos enviados por el mismo usuario

2478 - LA CASTIGADORA Y LA BOTA DE HIERRO
2480 - ¡Comprando mi Dolor! (I)
2514 - ¡Los castigados!
2519 - LA FUTBOLISTA