En la oficina
( Relatos Fetichismo )




Recuerdo que todo inicio cuando llego una nueva secretaria a mi oficina, era una joven muy bella y con un cuerpo escultural, se llamaba Diana, su escritorio quedaba de frente al mio y podia ver ese bello par de piernas cuando se sentaba a trabajar,un dia caluroso en el que ella llevaba una minifalda sin querer y al estar sentada y tanto trabajo que tenia no se percato que al estar sentada y con los movimientos de busqueda de papeles me dejaba ver de ves en cuando sus preciosos calzoncitos tan blancos y bellos con una textura de encaje que ya no me podia concentrar en mi trabajo,ese dia para mi fue muy agotador pues no dejaba de pensar en ese calzoncito tan lindo apretadito que traia mi secretaria, al dia siguente mi vista era solo para ver si nuevamente podria verle sus calzoncitos pero ahora su vestido era mas largo y por mas que en ocaciones me agachaba no veia mas alla de sus piernas, yo creo que lo noto porque me pregunto que si me pasaba algo a lo que yo le respondi que solo estaba un poco nervioso. en la hora de la comida nos pusimos a platicar y poco a poco fui entrando en el tema de lo que me habia puesto nerviso el dia anterior y con mucha delicadesa le confese que el dia de ayer no me habia podido concentrar gracias a su falda y a la vista que me habia dado. ella de momento se apeno pero yo inicie a bromear diciendole que me agradaba el que mi personal usase ropa interior tan bella como ella lo hacia y que me gustaria seguir viendo a diario el tipo de calzoncito que llevara puesto, ella solo se concreto diciendo que si lo queria me a costaria un aumento y que diario me estaria enseñando el color de sus calzoncitos, asi iniciamos una relacion de solo pagar por ver el color de sus calzones. Ella todas las mañanas y siendo muy discreta al enseñarme su ropa interior disfrutaba ver la cara de satisfaccion que yo ponia cuando movia sus piernas de tal modo que todo su calzoncito tan limpio y bello quedaba a mi vista. Cual seria mi sorpresa que un dia y sin decirme nada cuando al girar sus piernas y quedar un poco abiertas veo con extrañesa que no se habia puesto ninguna ropa interior y sus pliegues de su rasurada hendidura quedaban a mi vista, que vista.... sus labios rosaditos y sin ningun bello estaban pidiendo que los observara, al voltear a ver su cara me hizo una seña como pidiendome mi aprovacion, misma que le agradeci con otro aumento, le mande en ese momento un mail de lo lindo que se veia su montesito y que si a la hora de la comida podriamos compartir un momento antes de regresar a la oficina, accedio y nos fuimos a comer juntos, yo nada mas de pensar que debajo de su falda no traia nada me ponia una ereccion que dificilmente podia ocultar, ya en el coche pase mi mano por su rodilla y fui subiendo hasta llegar al inicio de su hermosa vagina que ya se sentia un poco humeda meti uno de mis dedos y me lo lleve a la boca disfrutando ese tan anhelado sabor del sexo,ella respondio poniendo su mano en mi pantalon y en un momento en el que no habia quien nos viera saco mi miembro y se reclino de su asiento para darle prinero un beso y luego metiendoselo a la boca empezo a chupar de una manera tan deliciosa que jamas nadie me habia hecho. Yo tratando de manejar despacio por calles solitarias, con una mano alcance a tocar su trasero y subiendole la falda inicie con un masaje en sus nalgas tan lindas y sin ningun calzoncito que pudiera evitar el ser tocadas en toda su amplitud, esto fue tan caliente que en lugar de dirigirme hacia la oficina me fui hacia un motel que por suerte quedaba en el camino, al llegar le baje un poco la falda para que el empleado no fuera a verle las nalguitas y ella me acomodo mi pene en el pantalon lo mas que pudo ya que estaba totalmente erecto, entramos al cuarto y ella paso al baño, al salir iniciamos con los besos y caricias y cual seria mi sorpresa que al bajar mi mano por sus nalguitas me encuentro con unos calzoncitos blancos y bien apretaditos que lo unico que hice fue hincarme levartar un poco su faldita y saborear esa rajita por encima de su apretadito calzoncito mojandolo y mordiendolo hasta que ya no pude mas y parandome la volteo de espaldas, con mis dientes le bajo su calzoncito y le chupo desde su hoyito hasta su vagina lamiendo todos sus jugos que incontrolablemente derramaba, ya bien caliente y con la casi suplica de que ya se lo metiera la puse a cuatro patitas y con una vista espectacular de sus nalgas y su hoyito procedi a metersela con una fuerza que pronto derrame todo mi esperma dentro de ella y con unos gemidos de placer mi Diana tambien termino diciemdome que queria por siempre ser amada como ese dia.... y todo inicio porque me encanta ver los calzoncitos de la mujeres, esos calzoncitos tan lindos que ahora en las mañanas primero me deja verlos un par de veses y antes de la comida se va al tocador se los quita, pasa a mi lugar y sin decir nada me los deja en mi escritorio para que pueda olerlos y poder disfrutar de ese aroma a sexo que creo a todos los hombres nos enloquece...




Enviar Mensaje autor



Escriba aquí su comentario sobre el relato:

Opps! Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Detalles


loquillo


Nombre do Relato
En la oficina

Codigo do Relato
1812

Categoria
Fetichismo

Fecha Envio
27/abr/2011

Votos
0

Relatos enviados por el mismo usuario